Medallas olímpicas

Medallas olímpicas de Río 2016.

En diciembre de 2016 tuvimos la oportunidad de ver una impresionante fotografía del nadador más grande de todos los tiempos, Michael Phelps, con cada una de sus 23 medallas de oro Olímpicas colgando de su cuello. También en diciembre de 2016 pudimos ver a la nadadora húngara Katinka Hosszú ganando 7 medallas de oro y 2 de plata en los XIII Campeonatos del Mundo de Natación FINA (25 m) en Windsor, Canadá. También había ganado 3 medallas de oro y 1 de plata en los Juegos Olímpicos de Rio 4 meses antes. El ser humano más rápido en correr las distancias de 100 y 200 m, Usain Bolt, acumula 9 medallas de oro Olímpicas, así como 11 medallas de oro y 2 de plata en los Campeonatos del Mundo IAAF. En las distancias más largas de la pista como son los 5000 y 10000 m, el corredor británico nacido en Somalia Sir Mohamed Farah posee una colección de 4 medallas de oro Olímpicas, además de sus 5 medallas de oro y 1 de plata en Campeonatos del Mundo. Logros como estos hacen que parezca que ganar las GRANDES medallas es fácil, pero quienes trabajamos en el entorno del deporte de élite sabemos que lograr solamente 1 de esos preciados trozos de metal no es tarea fácil y requiere años de sangre, sudor y lágrimas.

Tomemos el caso de la nadadora española Mireia Belmonte. He analizado su sangre, la he visto sudar profusamente y he sido testigo de sus lágrimas de fatiga, dolor y frustración, pero también de alegría y satisfacción. En los Campeonatos del Mundo de Shanghai 2011 Mireia perdió la medalla de bronce en los 400 m estilos individual por 0,71 segundos; en Londres 2012 perdió la medalla de oro Olímpica en 200 m mariposa por 0,81 segundos; en 2013, en los Campeonatos del Mundo “en su casa” de Barcelona volvió a perder la medalla de oro en 200 m mariposa por 0,19 segundos. Lejos de desanimarla, estos “fracasos” relativos (en palabras del entrenador de Mireia, Fred Vergnoux, a tales niveles de competición “el segundo puesto ya no es sinónimo de éxito”) hicieron que su voluntad de triunfo y su determinación de entrenar más y mejor fuesen aún más fuertes. Las implicaciones de tal determinación por ganar el oro Olímpico fueron una Olimpiada completa acumulando cerca de 200 semanas de más de 80 km de nado por semana, de 6 a 10 horas semanales de entrenamiento en seco, de 12 a 14 semanas de entrenamiento en altitud al año, una lesión de hombro que le impidió competir en los Campeonatos del Mundo de 2015, y un estilo de vida acorde con las exigencias percibidas de su objetivo dorado. En Rio 2016 consiguió la codiciada medalla de oro en los 200 m mariposa… ¡por 0,03 segundos!

¿Qué es lo que hace falta para ser un deportista ganador de las GRANDES medallas? A lo largo de los años he tenido la oportunidad de trabajar con algunos de estos deportistas, bien como entrenador o como fisiólogo del deporte. Y también he tenido la fortuna de colaborar y llegar a conocer a muchos entrenadores que han diseñado y dirigido la preparación de los deportistas ganadores. En diciembre de 2016 elaboré un sencillo cuestionario pidiendo a algunos de esos entrenadores que citasen 4 cualidades clave de los deportistas que ganan medallas. Quince de ellos, entrenadores de atletismo, piragüismo, ciclismo, patinaje de velocidad, natación y lucha completaron y me devolvieron el cuestionario, bien por correo electrónico o en persona en un par de congresos en los que participé como conferenciante invitado. Lo que sigue es una recopilación de sus respuestas.

Cualidades clave de los deportistas que ganan medallas: capacidad de evitar la presión, capacidad de centrarse en la tarea, capacidad de subir al tapiz preparado, capacidad de usar el fracaso como experiencia de aprendizaje, ambición, fisiología y estructura corporal apropiadas, actitud, capacidad biomecánica, comprometido, dedica tiempo a habilidades técnicas, concentración, confianza, consistencia, búsqueda constante del gesto perfecto, creatividad en competición, dedicación y amor por el deporte, determinación, excelencia, centrado, orientado al objetivo, buena técnica, trabaja duro, alto nivel de sufrimiento, alta motivación para superarse, alto porcentaje de VO2max, iniciativa y creatividad, inteligencia, motivación intrínseca, toma buenas decisiones personales y profesionales, capacidades mentales que incluyen resiliencia y positividad, dureza mental, más deseo que temor, sin miedo a trabajar duro, oportunista, rendimiento bajo presión, perseverancia, cualidades fisiológicas, positivo, reduce distracciones todo el año, resiliencia, egoísta, se mantiene sano y evita lesiones, estratega, mente fuerte, estructurado, talento, habilidades técnicas, voluntad, mentalidad ganadora, actitud ganadora, trabajo.

Conviene observar que la mayoría de las cualidades mencionadas por los entrenadores son rasgos psicológicos, comportamentales y de personalidad, mientras que solo fisiología y estructura corporal apropiadas, alto porcentaje de VO2max y cualidades fisiológicas guardan relación con las características físicas y fisiológicas de los deportistas. Asumo que los entrenadores de élite dan por sentadas las cualidades específicas para el deporte o la prueba, teniendo en cuenta que a los más altos niveles de competición la mayoría si no todos los deportistas tienen tanto talento y están tan en forma que los otros rasgos y cualidades son más determinantes de cara al rendimiento.

Los entrenadores, por supuesto, son una gran parte de cada medalla conseguida por los deportistas. Muchos deportistas de élite pasan más tiempo con sus entrenadores que con sus familias y amigos, y viceversa. Pero no todos los entrenadores tienen el conocimiento, la pasión y el compromiso a menudo necesarios para guiar a los deportistas en su búsqueda de las GRANDES medallas. ¿Por qué algunos entrenadores tienen éxito repetidamente mientras otros rara vez o nunca lo tienen? ¿Qué hace falta para ser un entrenador ganador de medallas? Para responder a estas preguntas también pedí a los entrenadores de élite que indicasen 4 cualidades que ellos consideran necesarias para ayudar a los deportistas a alcanzar el éxito:

Cualidades clave de los entrenadores que ganan medallas: capacidad de equilibrar y controlar emociones, capacidad de ver la perspectiva general, capacidad de hablar con los deportistas, capacidad de comunicar utilizando múltiples métodos, entrenar según las necesidades del deportista, compromiso, competencia, consistente, aprendizaje constante, deseo continuado de explorar el límite de los deportistas y enseñarles esa misma mentalidad, educación continua, cooperativo, creatividad, curioso, disciplina, se gana la confianza del deportista, capacidad de empatía para relacionarse con los deportistas, experiencia, flexibilidad, sabe escuchar, buen equipo, gran comunicador, tiene un plan sólido pero permanece flexible, honestidad respecto a los objetivos del deportista, inspiración, inteligencia, conocimiento, conoce al deportista, amor por las ciencias (también sin relación con el deporte), maestría, mentor, nuevas ideas sobre entrenamiento en altitud, no acepta los límites de un deportista, observación, organizado, contenidos y planificación del entrenamiento originales, pasión por el deporte, pasión por ayudar a los deportistas a lograr el éxito, paciente, mentalidad positiva, profesionalismo, habilidades de relación, resiliencia, abnegado, conocimiento y experiencia de ciencia del deporte y la prueba específica, conocimiento de entrenamiento deportivo, estructurado, conocimiento del rendimiento y la victoria, visión, dispuesto a aprender, actitud ganadora.

Si eres entrenador, puede que te interese reflexionar sobre si ya posees o cultivas estas cualidades, y si no es así, puedes tomarte esta lista como parte de tu educación continua y tu disposición a aprender constantemente.

Me imagino de todos modos que la mayoría de lectores de este editorial son científicos del deporte en general o fisiólogos del deporte en particular. Aunque a nosotros los científicos nos gusta pensar que hacemos grandes contribuciones al éxito competitivo de los deportistas y entrenadores de élite, su percepción no concuerda necesariamente con dicha visión. Para vuestra información y en caso de que no lo hayáis leído, el segundo número publicado del IJSPP (Volumen 1, Número 2, p 161-169, Junio 2006) contiene una excelente mesa redonda que incluye un panel de expertos académicos con mucha experiencia en el entorno aplicado debatiendo sobre si la investigación en ciencia del deporte influye en la práctica.1 Más recientemente, el Editor Emérito del IJSPP David B. Pyne y el Editor Asociado Martin Buchheit escribieron acertados editoriales que trataban sobre este mismo tema en marzo de 2016 y mayo de 2016, respectivamente.2,3

Una de las preguntas que incluí en mi cuestionario para los entrenadores que ganan medallas fue “¿Desde tu punto de vista, ha hecho la ciencia del deporte (por ejemplo la fisiología, la nutrición, la biomecánica, la fisioterapia, la psicología del deporte) una contribución significativa al rendimiento o rendimientos ganadores de medalla de tus deportistas?” A esta pregunta, 14 entrenadores respondieron sí, y solamente uno respondió no; sin embargo, el entrenador que respondió no hizo hincapié en que él creía en la contribución de la ciencia del deporte al rendimiento de élite, pero que el rendimiento ganador de medalla al que hacía referencia al completar el cuestionario (un rendimiento de medalla de oro por parte de un corredor de larga distancia africano) no se había beneficiado directamente de la ciencia del deporte. Al pedirles que indicasen 4 cualidades clave de los científicos del deporte que contribuyen significativamente al rendimiento ganador de medallas, las respuestas de los entrenadores fueron las siguientes:

Cualidades clave de los científicos del deporte que contribuyen significativamente al rendimiento ganador de medallas: capacidad de formar parte de un grupo y no ser la “estrella” del grupo, capacidad de desarrollar deportistas de mente abierta, capacidad de relacionarse con entrenador y deportista, capacidad de aportar datos en tiempo real que produzcan cambios, capacidad de comunicar información, aplicación al entrenamiento diario, adaptabilidad, disponibilidad, análisis biomecánico, exigente, comunicador, competencia, control, creatividad, al día sobre información y estudios científicos, dedicación, desarrolla planes de fuerza que los deportistas siguen, fácil acceso, conecta con los deportistas durante la actividad y capacidad de aprender de sus experiencias, experimentado en el deporte, ayuda a un proyecto y no lo cambia, individualización, innovador, conocimiento de la realidad del deporte, escucha, hace comprensible el conocimiento, monitorización, va de la práctica a la teoría y no al contrario, debe tener mentalidad pedagógica, nutrición, abierto de mente, análisis del rendimiento, persistencia, mentalidad positiva, aplicación práctica, presencia, diseño de programas, análisis rápido de datos, disposición a cooperar, relación, recuperación, ciencia de la recuperación y regeneración para reducir los tiempos de parada en entrenamiento y competición, estructurado, comentarios técnicos, tecnología, formación en valoración de pruebas, monitorización del entrenamiento, entiende que los datos no son la única pieza del rompecabezas, dispuesto a comprometerse a largo plazo para ganarse la confianza.

Esta lista de cualidades debería proporcionar valiosas ideas para reflexionar a científicos del deporte establecidos y a aspirantes a serlo que pretendan hacer una contribución significativa a los intentos de deportistas y entrenadores de élite por ganar GRANDES medallas.

Así mismo, me gustaría terminar este editorial orientando a los lectores interesados hacia algunas referencias que han influido en mis propios puntos de vista y mi aproximación al entrenamiento y la ciencia del deporte aplicada de élite.4-11

Referencias

  1. Bishop D, Burnett A, Farrow D, Gabbett T, Newton R. Sports-science roundtable: does sports-science research influence practice? Int J Sports Physiol Perform 2006;1:161-168.
  2. Pyne DB. Working with the coach. Int J Sports Physiol Perform 2016;11:153.
  3. Buchheit M. Chasing the 0.2. Int J Sports Physiol Perform 2016;11:417-418.
  4. Bosch AN. Exercise science and coaching: correcting common misunderstandings about endurance exercise. Int J Sport Sci Coaching 2006;1:77-87.
  5. Nevill A, Atkinson G, Hughes M. Twenty-five years of sport performance research in the Journal of Sport Sciences. J Sports Sci 2008;26:413-426.
  6. Stone MH, Stone ME, Sands W. The downfall of sports science in the United States. Strength Cond J 2004;26:72-75.
  7. Lambert M. Physiological testing for the athlete: hype or help? Int J Sport Sci Coaching 2006;1:199-208.
  8. Reade I, Rodgers W, Hall N. Knowledge transfer: how do high performance coaches access the knowledge of sport scientists? Int J Sport Sci Coaching 2008;3:319-334.
  9. Williams SJ, Kendall L. Perceptions of elite coaches and sports scientists of the research needs for elite coaching practice. J Sports Sci 2007;25:1577-1586.
  10. Bishop D. An applied research model for the sport sciences. Sports Med 2008;38:253-263.
  11. Meyers MC. Enhancing sport performance: merging sports science with coaching Int J Sport Sci Coaching 2006;1:89-100.

 

Leer el artículo original en inglés.

Compartir esta entrada

 

Entradas relacionadas

Responder