Segmento de natación, Triatlón Ican Mallorca 2011.

Segmento de natación, Triatlón Ican Mallorca 2011. (Foto: Iñigo Mujika)

Hace unos meses escribí un artículo con este título para el número 5 de la revista de triatlón Trisense. Aquí os dejo la primera parte, que supone una introducción sobre la necesidad de buscar alternativas a los modelos tradicionales de diseño de programas de entrenamiento:

Los deportes de resistencia, como el triatlón, exigen la manipulación y la cuantificación de la intensidad, el volumen y la frecuencia de las sesiones de entrenamiento durante los días, semanas y meses que dura la preparación del deportista. Los conceptos de microciclo, mesociclo y macrociclo, o de entrenamiento continuo, umbral de lactato o entrenamiento interválico de alta intensidad nos resultan familiares, aunque no todos tengamos claro cómo manejarlos para obtener el mejor rendimiento de los deportistas con los que trabajamos.

La periodización es una herramienta que nos ayuda a diseñar los planes de entrenamiento. Conceptualizada en 1964 y basada en la experiencia de entrenadores y científicos de la Unión Soviética, se extendió a otros países hasta alcanzar un estatus universal y monopolizar prácticamente la planificación y el análisis del entrenamiento. Ese modelo de periodización, establecido hace unos cincuenta años, apenas ha variado a pesar de la evolución que se ha producido en el deporte.

Algunos de los cambios más significativos que se han dado son los siguientes:

  • Gran aumento del número de competiciones y de su contribución a la carga total de entrenamiento del deportista.
  • Potentes estímulos económicos para los deportistas de alto nivel.
  • Aumento de la cooperación y el intercambio entre entrenadores y científicos del deporte de todo el mundo, con el consiguiente impacto positivo sobre la calidad del entrenamiento y el rendimiento deportivo.
  • Lucha contra las intervenciones farmacológicas ilegales.
  • Aplicación de tecnologías deportivas y métodos de entrenamiento avanzados, algo que facilita la monitorización de las cargas de entrenamiento, la mejora del seguimiento biomédico y la elaboración de equipamientos de entrenamiento avanzados y de nuevos materiales.

Además, resulta necesario adaptar la planificación a los nuevos tiempos, pues la periodización tradicional impone muchas limitaciones a los deportistas de alto nivel. He aquí algunas de ellas:

  • Imposibilidad de proporcionar múltiples picos de rendimiento en muchas competiciones.
  • Acumulación de fatiga excesiva con prolongados programas de entrenamiento mixto.
  • Estancamiento o ritmo de mejora reducido tras los grandes beneficios iniciales.
  • Respuesta de estrés muy pronunciada en los límites superiores de adaptación biológica, con el consiguiente aumento del riesgo de sobreentrenamiento.
  • Interacciones entre cargas de trabajo poco compatibles, lo que provoca respuestas contradictorias al entrenamiento.
  • Estímulos de entrenamiento insuficientes para deportistas de alto nivel.

Referencia

ISSURIN, V.B. (2010). New horizons for the methodology and physiology of training periodization. Sports Med. 40 (3): 189-206.

Compartir esta entrada

 

Entradas relacionadas

1 comentario

  1. José Vicente gomez

    Gracias profe muy importante su material para ayudarnos a enriquecer para lograr mejores deportistas. Un abrazo

    September 14, 2018

Responder