Portada del libro Anatomía y Fisiología Elemental, de Hitchcock & Hitchcock

“Anatomía y Fisiología Elemental”, de Hitchcock & Hitchcock (Foto: Iñigo Mujika).

Hace unos años, mi querida amiga Heather de Hemet, California, trabajaba en una librería de antigüedades. Cuando la tienda cerró, el propietario le dijo que se llevara algunos libros en compensación por el salario que le debía. Heather encontró un libro de texto de 1860 sobre anatomía y fisiología y me lo envió como regalo, pensando que me podría interesar comparar lo que se sabía entonces con los conocimientos actuales. ¡Qué maravilloso regalo me enviaste, Heather!

Hace poco retomé el libro y encontré material muy interesante que me gustaría compartir con vosotros. Hay muchas cosas buenas en el libro, y tengo la intención de reproducirlas en varios posts. Estoy de acuerdo con algunos contenidos y en desacuerdo con otros, pero estos últimos son interesantes a pesar de todo.

“5. El Hombre es el Tipo del Reino Animal.- El hombre está a la cabeza del reino animal, tanto en la perfección de su organización corporal, como especialmente en la posesión de razón y poderes morales. Su estructura física es el tipo o modelo para todos los demás animales.”

Esta afirmación es un reflejo de las ideas antropocéntricas prevalentes en la época de la publicación del libro. Es interesante saber que el libro de Charles Darwin Sobre el Origen de las Especies por Medio de la Selección Natural, o la Preservación de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida se había publicado unos meses antes (24 de noviembre de 1859). Las ideas de Darwin sobre la evolución acabarían por poner fin al concepto de que los humanos representan el escalón superior de una hipotética escalera evolutiva, como comenta Richard Dawkins en su maravilloso libro de 1986 El Relojero Ciego: Por qué la Evidencia de la Evolución Refleja un Universo sin Diseño.

“273.-1. Los Músculos Necesitan Uso.- Los músculos deberían ser usados. Esto es necesario para estimular los vasos sanguíneos y linfáticos para una acción saludable, de forma que las partículas nutritivas se depositen en proporción adecuada, y las partículas de desecho sean eliminadas; en otras palabras, para promover el cambio constante en todos los órganos del cuerpo que es tan necesario para la salud. Su uso moderado también promueve su crecimiento y fortaleza, mientras que la inacción hace que disminuyan en fuerza y tamaño.”

Hoy en día hablaríamos de equilibrio anabólico/catabólico, de hipertrofia muscular y atrofia muscular, pero las ideas básicas sobre el entrenamiento muscular ya estaban ahí en este libro de texto de 1860.

Referencia

Hitchcock, E., Hitchcock, E., Jr. (1860). Elementary Anatomy and Physiology for Colleges, Academies and Other Schools. New York: Ivison, Phinney & Co.

Compartir esta entrada

 

Entradas relacionadas

Responder